Una mujer de Massachusetts, Estados Unidos, tenía varias plantas de marihuana en su casa. Como se le echó a perder la lámpara con que las mantenía indoor, decidió sacarlas a tomar sol y se fue.


A su regreso encontró que sus pequeños gatos habían volteado y mordisqueado algunas plantas.

¿El resultado? los felinos quedaron “dopados” por su travesura. Uno dormía plácidamente, mientras que el otro caminaba un poco, reaccionando al llamado de su dueña.

Obviamente la mujer que subió el video, recibió desde mensajes humorísticos hasta críticas por dejar la marihuana al alcance de los gatitos. ¿Tú qué opinas?


Voz Ciudadana Chile en facebook
Loading...