Sacarse las muelas del juicio debe ser una de las experiencias más traumáticas a la hora de ir al dentista. Siempre se recomienda sacarse una o máximo dos, pero nunca las cuatro en la misma sesión, debido al trauma y las complicaciones que pueden surgir.

Además, el dentista siempre da una serie de instrucciones para evitar el dolor y hemorragia luego de la extracción. Sin embargo, el mexicano Ricardo Joel Santuario pensó que no era necesario seguir las recomendaciones de su dentista y terminó sufriendo las consecuencias.

Como ya no sentía dolor, no hizo caso a las indicaciones del profesional que le recomendó seguir una dieta especial. Tanto así que consumió alcohol como si ya estuviera fuera del proceso de convalecencia.

A las dos semanas una bola comenzó a surgir en su cara pero el joven no le pareció grave y no le dio mucha importancia. Pero al par de días la inflamación había crecido a un tamaño preocupante por lo que el joven partió de urgencia a un centro médico.

En el centro hospitalario fue despachado inmediatamente a cirugía ya que tenía un absceso que amenazaba con infectar toda su boca. Los médicos debieron hacer un hoyo en la mejilla inflamada para que saliera toda la pus.

“Al sacar la infección lo más peligroso ya había casi terminado, mas no el dolor y sufrimiento de las curaciones, pues no pudieron coser la herida porque la infección podría crearse de nuevo y tendría que esperar a que la piel se regenerara sola”, relató el joven.

FUENTE- lared.cl

Comenta esta entrada con tu cuenta de facebook
Compartir
Wilson Peralta
Editor en Voz Ciudadana Chile - Tu portal de Noticias que busca informarte día a día. Twitter: @Bocaeresmivida - Correo Electrónico: wilsonperalta@vcc.cl