“La memoria pincha hasta sangrar
a los pueblos que la amarran
y no la dejan andar
libre como el viento”.
(Leon Gieco)


Si hasta las duras piedras pudieran gritar dónde están los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en México, se lo dirían al periodista Epigmenio Ibarra: El hombre que día a día le pasa la lista a aquellos 43 aspirantes a maestros, víctimas de una las bestialidades más horrendas ocurridas en la historia del país Azteca.

No hay formas de apalear el dolor. La terquedad del hombre que se resiste a perder la memoria de lo que ocurrió el 26 y 27 de septiembre del 2014 en localidad de Iguala – Guerrero, Epigmenio Ibarra no lo olvida.

Todas las noches a las 22:00 horas de México, diariamente a través de su cuenta twitter @epigmenioibarra, se le puede encontrar puntual y sagradamente, y mientras no haya justicia seguirá recordándole al mundo, que fue el Gobierno Mexicano el responsable de las masacres ocurridas, en un evidente país sumido a un Régimen de Terrorismo de Estado.

En la cita diaria de las diez de la noche, el periodista publica el mensaje de dolor que siente cada madre, cada padre, cada hermano y cada amigo que aún los buscan, mismo dolor que lo hace propio y lo encarna como si fuera de él. Frases entre otras como: “porque nos faltan 43 y 25MilMas, porque hay demasiadas madres buscando a sus hijxs y no olvidamos ni perdonamos inicia Pase de Lista”.

En cada tweet, en el que aparece una imagen de aquel normalista desaparecido, se lee el nombre del estudiante acompañado de las frases “Fue el Estado”, “ni perdón ni olvido”, “no están solas”, y los hashtags #JuicioaEPN y #MadresBuscandosSusHijxas, #AyotzinapaFueElEstado #NiPerdonNiOlvido #NiUnxMas #PeñaNietoMiente, lo hace con cada uno, sin olvidarse de ninguno de los 43, porque “vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

Epigmenio Ibarra es el productor independiente más importante de la televisión mexicana. Experto en manejo de cámaras y postproducción, formó junto a sus socios la gigante productora independiente Argos.

Ibarra, el hombre tras bambalinas de las telenovelas que todo Chile vio, como “Mirada de Mujer” o “La vida en el espejo”, transformaron el género de las telenovelas poniéndoles un sello único: las historias con la realidad del país, y no sólo de México, sino que de toda Latinoamérica. En cada historia, en cada episodio, los televidentes se identificaban con aquellos personajes. Esa fue la gran diferencia a otras producciones del rubro.

Ibarra fue durante muchos años corresponsal de guerra. Cuando el conflicto armado de Chiapas tomó por sorpresa y trastocó la vida de los mexicanos, Epigmenio Ibarra: el hombre que mostró al mundo la tan recordada entrevista al líder del EZLN, el Subcomandante Marcos, quién conmocionaba e ilusionaba a los mexicanos. Con la difusión de esa entrevista (CLIC ACÁ), Argos emprendía el camino a la fama como una productora de televisión independiente reconocida por su audacia y pluralismo. Epigmenio, un idealista que traspasó las fronteras.

“Yo he vivido la guerra y no la quería para mi patria, megalómanos y charlatanes que se pasean impunes y enriquecidos nos la impusieron. Duele este país que mansamente tolera los agravios del poder. Indigna la desmemoria colectiva. La apatía. ¿Cuantas masacres más?”

“Mueren niños y niñas en guarderías que son trampas mortales, desaparecen jóvenes, se mata a mansalva en esta patria herida y en el poder los mismos. Botín de mafiosos, asesinos y corruptos. México se acostumbra a punta de madrazos al horror, y pierde su capacidad de asombro ante la barbarie”, sostiene Epigmenio Ibarra.

Epigmenio le achaca y les recuerda a sus colegas periodistas que perdieron la memoria. A aquellos que lo dejaron solo en esta lucha de la desinformación de un pueblo herido y sangrante. A aquellos ‘reporteros’ que terminaron arrodillándose ante los poderosos.

Aquel país liderado por Enrique Peña Nieto, quien pretende ocultar los cadáveres debajo de la alfombra, el mismo líder que tuvo la inmoralidad, ignominia y miseria humana de decirles a los familiares de los 43 normalistas desaparecidos que “los olviden y que superen el dolor”. Con el agravante que, aquella barbaridad no se los dijo cualquier persona, se los dijo nada más ni nada menos que el Presidente de México. Y se los dijo no solo a aquellos padres, porque esa asquerosidad también se las dijo a toda una nación y, al mundo.

Hoy, Epigmenio ha venido desde esa misma guerra, porque fue allá donde aprendió lo qué es la muerte. Solo desea que aquella historia de horror en la localidad de Iguala, sea una de sus tantas telenovelas, que con aquel final feliz, aparezcan con vida cada uno de los jóvenes normalistas, aspirantes a maestros de escuelas. Todos, los quiere a los 43 vivos. Los mismos maestros que alguna vez les enseñaron a leer y a escribir a Enrique Peña Nieto.

Hoy, Epigmenio Ibarra, solo quiere celebrar la vida cuando aquellas duras piedras hablen y por fin les digan ¿dónde están?

Chile te dice PRESENTE, Epigmenio. Presentes en la lucha que emprendes diariamente, en tu #PaseListadel1al43. Adelante compañero; NO ESTÁS SOLO.

Desde Chile,

Felipe Henríquez Ordenes


Voz Ciudadana Chile en facebook
Compartir
Felipe Henríquez Ordenes

Zurdo, DDHH. Ateo BRAVO. En la búsqueda de la verdad y justicia. Autor de los Retazos de la Memoria Chilena.

Twitter: @PipeHenriquezO – Correo Electrónico: fhenriquez@vcc.cl

Loading...