El candidato del Partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami, participó en la celebración del Día del Funcionario Municipal, instancia en la que se refirió a las problemáticas que se enfrentan en esta área y también aprovechó de comentar los dichos de la ministra de Educación, Adriana Delpiano, quien dijo que Alejandro Guillier “representa la consolidación de las reformas” de este Gobierno.


El abanderado del PRO aseguró que “sólo 20.000 de los 80.000 trabajadores y trabajadoras” del sector municipal cuentan actualmente con “condiciones laborales normales” y señaló que es urgente tomar medidas para terminar con esta situación.

“Muchos trabajadores municipales están a fin de mes y no van a cotizar, no van a tener seguro social, no van a tener seguro de salud, dependemos entonces de un plan de acción importante que entienda que los municipios son la puerta de entrada”, explicó el postulante a La Moneda.

Además, declaró que si se transforma en el próximo Presidente de Chile buscará instaurar un debate para analizar “cómo se integran la cantidad de tareas nacionales que se les dan y las pocas herramientas que se les entregan a los municipios”.

En cuanto a las declaraciones de la ministra de Educación sobre Guillier, el postulante del PRO dijo que no consideraba que esto fuese intervencionismo electoral y aseguró que estaba contento de no contar con el apoyo de la secretaria de Estado.

“Me encanta que ella diga que le gusta el candidato Guillier, que bueno, porque yo a ella la encuentro una pésima ministra, así que estupendo”, declaró el Enríquez-Ominami.

“Por favor, no me nombre, no me abrace, porque quiero hacer exactamente lo contrario que esa ministra”, añadió. Además, acusó a Delpiano de “llenar de pitutos” el ministerio y “echar a perder la reforma educacional”.


Lea además:


Voz Ciudadana Chile en facebook
Loading...