Por Pablo Padilla Rubio (RD)
Candidato a Diputado por el Distrito 9


Ya han pasado varios días desde el exitoso plebiscito NO MAS AFP. Y las cifras son elocuentes: casi un millón de personas votó en las 3 jornadas. En un país de baja participación, el dato es elocuente. Y hay que saber tomarlo en cuenta.

Entonces ¿qué hacer con el dato? ¿Ningunearlo, como hizo el especulador y candidato Sebastián Piñera? ¿Comentarlo a la pasada y después seguir de largo? ¿O tomarlo verdaderamente en serio? Veamos.

El ninguneo no es exclusivo de Piñera, que sólo ve lo que le conviene. Los medios de comunicación en manos de grupos económicos se unen al silencio y la ocultación. Claro, para sus pautas periodísticas atadas a los auspiciadores, importa más un pato que se desinfla e infla a cada rato. Sobre la opinión de un millón de personas, mejor no hablar, corramos el tupido velo de siempre.

Sobre comentarios a la pasada, hay politólogos y uno que otro candidato que lo mira, lo aprecia y luego sigue con lo suyo, que no tiene mucho que ver con las demandas que siguen siendo masivas, como el No Más AFP.

Pero tomarlo verdaderamente en serio es otra cosa. Una cifra semejante de gente que participa y se moviliza no debería pasar desapercibida, especialmente en tiempos de elecciones. Porque hay que considerar dos cosas. Primero, esa misma muchedumbre si le da importancia a su voto, aunque esta no sea vinculante, como fue el caso del Plebiscito No Más AFP. La vinculación entre el sufragio voluntario y la expresión de una demanda, exige máxima atención de los actores políticos. Y segundo, esa misma multitud, en su mayoría, va tomando consciencia de que es necesario respaldar y votar por candidaturas que hagan suyo el programa de la Coordinadora No Más AFP. EL trabajo que esta organización ha hecho es tremendo. Convertir una consigna en propuesta técnica, le da peso a la demanda, y certeza a quienes la apoyan.

Un aspecto destacable de todo este proceso es que la Coordinadora No Más AFP es, en su origen y composición, un ente de tipo sindical. Es decir, la demanda más masiva de los últimos años, encuentra su raíz y su motor en el sindicalismo, que parece que poco a poco recupera el protagonismo negado por décadas. Ese solo hecho ya es una buena señal.

Tal vez, entonces, quienes pautean el ocultamiento del Plebiscito, tienen la misma certeza y claridad: esto es preocupante para quienes detentan el poder. Y por eso, lo preferible es esconder, una vez más, bajo la alfombra, el clamor ciudadano que ya se ha hecho costumbre. La vieja y sana costumbre de pedir justicia en la calle y en las urnas. Esperemos que el 19 de noviembre, esa misma multitud, creciente y decidida, entienda quién está por No Más AFP y quién está por seguir fabricando pobres.

Pablo Padilla Rubio, sindicalista, militante de Revolución Democrática, Candidato a diputado por el Distrito 9.


Pablo Padilla Rubio


Voz Ciudadana Chile en facebook
Loading...