Cero transparencia con la tramitación de Ley de Identidad de Género y chuteo para el próximo GOB del PL de Matrimonio Igualitario.


¿Realmente a alguien le ha sorprendido que la presidenta Michelle Bachelet haya invisibilizado por completo el Proyecto de Ley de Identidad de Género o que haya hecho mención del envío del Proyecto de Ley de Matrimonio Igualitario para el final de su gobierno?

A mi juicio no hubo nada nuevo, ni extraordinario sobre los anuncios de la cuenta pública en temáticas LGBTI, ah perdón sólo en temas LGB, porque ni la T (Trans) ni la I (Intersex) estuvieron presentes.

Más que sentir algún grado de shock por este comportamiento desde las cúpulas más altas de la jerarquía heterosexista y cisnormativa, siento una rabia y un completo descontento con la tremenda falta de respeto hacia la ciudadanía durante estos anuncios.

No tan solo es una falta de respeto hacia los derechos humanos de las personas trans e intersex de todas las edades, también por cierto un insulto hacia nuestra capacidad como cuidadanxs de comprender que la decisión política que tomó la Presidenta Bachelet al ejercer cero transparencia con el fracaso que ha sido la tramitación de este proyecto de ley, que si hubiera sido trabajada desde la garantía y el ejercer los derechos inalienables de las personas trans de todas edades en base a las verdaderas necesidades y demandas que la misma población trans tiene el derecho de subir, no estaríamos frente a una nueva invisibilización por parte de la máxima autoridad de este país. Digo este país porque como mujer y madre lesbiana, no siento este país mío. Porque en la práctica NO LO ES. Ni tampoco es un país del resto de la población LGBTI. Este país tiene dueño y es la Iglesia, el Opus Dei, el Poder Económico que financia a los grupos más nefastos que andan como Pedro por su casa en el Congreso, objetando desde su parentalidad cristiana y trabajando con otros grupos que incitan el odio como Comunidad y Justicia y todo a costa de nuestros impuestos.

Con “asesores” cristianos que no practican el amor hacia el prójimo, sino que nos aniquilan, nos dejan al margen y no les interesa vivir en un país para todxs, al contrario, el país, ni el mar es de todxs sino de un grupo muy exclusivo de ese mismo poder económico.

La cero transparencia que ejerció la presidenta durante su cuenta pública se contradice por completo con los slogans como “Chile Mejor” o “Chile para todxs” un Chile más justo, ¿para quién es un Chile mejor?

¡Quiénes podemos vivir con la consciencia limpia, tranquila y decir, ah claro es un Chile mejor, a pesar de que nuestros compañeres trans de todas las edades nuevamente son ignorados, asesinados,  violentados, abandonados, excluidos y vulnerados de todos los derechos humanos más básicos y fundamentales!

Tengo el privilegio de haber podido conocer a personas que por una necesidad han hecho de sus vidas una batalla, por y para sus derechos, los de sus hijes y de sus amigxs, parejas, sus padres y sus abuelxs trans. Años luchando incansablemente para llenar los vacíos educacionales que el Estado una entidad irresponsable deja de lado, deja botado, por una falta de criterio, de respeto hacia todes sus ciudadanxs.

¿Hasta cuándo el movimiento LGBTI negociará los proyectos de ley que son para las personas, los proyectos humanos que realmente deberían pavimentar un país más humano, más civilizado y menos violento e ignorante?

Lo más perturbador es ver al grupo que a través de una demanda obliga al Estado a entrar a un acuerdo amistoso por el matrimonio igualitario aplaudiendo de pie porque la presidenta anuncia que será enviado al congreso al finalizar su gobierno y que claramente no se promulgará antes de la salida de la Nueva Mayoría.

Cuando la Presidenta dijo la frase “porque no puede ser que los prejuicios añejos sean más fuerte que el amor” se escuchó un tremendo aplauso y las cámaras enfocaron brevemente a dos polares opuestos a Movilh aplaudiendo de pie que se enviará al final del gobierno de la Nueva Mayoría y a Ezzati casi resistiendo y tragando su propio vomito al escuchar que no tan solo se enviará el matrimonio igualitario al termino del gobierno de la Presidenta Bachelet, sino que también hace el llamado sobre el Aborto 3.

Esa frase esconde una realidad que no será fácil de erradicar, esos prejuicios añejos al que hace referencia la presidenta, no son añejos, no son meros prejuicios, es una violencia y vulneración de derechos humanos del Estado chileno patriarca, heterosexista y cisnormativo que seguirá siendo tal cuál sino se trabaja sobre las bases más fundamentales con respecto a los derechos humanos de toda persona que vive en este país para algunos.

Esa misma violencia permite y genera los crímenes de odio, las persecuciones, las torturas, secuestros, suicidios, el matonaje escolar, el rechazo familiar, el abandono, la negligencia, el abuso sexual, las violaciones correctivas, los asesinatos, los linchamientos, la discriminación y el olvido de quienes han perdido sus vidas luchando para echar para abajo los Estados heterosexistas y patriarcas.

No sorprende la falta de respeto por la presidenta Bachelet, solo afirma y demuestra lo que debemos como sociedad transformar.


Claudia Amigo

Compartir
Claudia Amigo

Madre lesbiana, activista de #FamiliaEsFamilia. Lucho por los derechos de filiación para hijxs de familias diversas.

Twiiter: @claudiaamigo73
Correo: claudiaamigo@vcc.cl

Loading...