Hace días que me ronda una duda atroz. Con esto de que la derecha haya vuelto al poder después de chorrocientos años (digo, por la vía democrática… con un golpe es como curao, no vale) y se han vuelto a poner en la palestra esas ranciedades que son tan del gusto de esta gente: que si el plan zeta, que las blancas palomas, que si Juan González (by the way, aún gasta oxígeno ese señor?), que nos salvaron de ser como… ¿adivinen cómo qué país? ¨!!!SIII..¡ ¡adivinó! ¡Como Cuba! (porque parece que esta gente jugaba al bachillerato con la pura C y el único país que conoce es Cuba) y un largo etcétera de falacias que repitieron 17 años y que ahora, a falta de logros concretos y ante el fracaso absoluto del Gobierno de Piñera, vuelven a repetir para intentar justificar lo que jamás podrán justificar: que si no es con violencia y fuerza bruta, son totalmente incapaces de gobernar.

Bueno, a raíz de todas estas anécdotas que cuentan, me asaltó la duda: ¿Qué hicieron con los 40.000 cubanos infiltrados en Chile para el 73?

A ver, esconder, detener, deportar o asesinar a 40.000 cubanos me parece una tarea complicada. Si pensamos, calculando por lo bajo, que sólo el 10% de ellos hayan sido negros… resulta más difícil todavía esconder 4000 negros en el Chile del 73. En el caso que los hubieran escondido los “terroristas” del MIR que pululaban por aquel entonces, ¿no sería lógico pensar que tendríamos más de un mulato izquierdoso dando vueltas por ahí? Porque piense, todos saben que las comunistas somos lo más cacheras que hay y que somos tan amorales e indecentes, que follamos por placer… no sólo para procrear. Entonces, en alguna casa de seguridad una mirista amoral, un cubano california, negro maceteado, pichulón… hace frío… hay toque de queda… ¿ah? ¿ah? ¿ah? Ni un Opus resistiría a la conjugación de esos factores, menos dos indecentes izquierdistas. Y si sólo 10% de esos minos hubieran procreado, habrían sido 400 negros repartiendo su semilla por nuestra desteñida raza.

Ahora, si alguien recuerda haber tenido en los 80 y 90 un mulato de compañero de jardín, colegio o liceo que pueda acreditar que era hijo de un cubano, le agradezco me haga llegar los antecedentes para poder ir dando forma a esta historia de los 40.000 infiltrados.

Detenidos no creo que los hayan llevado. No hay ningún registro de 40.000 cubanos prisioneros en los centros de detención, cárceles, campos de concentración u otros recintos que usaron durante la dictadura para privar de libertad, legal e ilegalmente a la gente.

Deportado menos. ¿Cuántos aviones se habrían necesitado para deportarlos? Suponiendo que fueran aviones grandes, de 200 pasajeros, igual estaríamos hablando de 200 aviones. Doscientos poh; o sea, cachá de aviones métale deportando al weonaje.

¿Los mataron e hicieron desaparecer? Lo dudo. Eran asesinos despiadados, pero hasta para eso ineptos. Ni siquiera fueron capaces de matar a todos los comunistas, socialistas, miristas y frentistas… menos iban a matar a 40.000 de un paraguazo. Porque hasta para ser un miserable y cobarde asesino se requiere una dosis de inteligencia y eficiencia… que esta gente claramente no tenía. Además, imaginen la logística que habría requerido ese exterminio.

Por eso, para dilucidar mi duda y ayudar a la historia de este gran país llamado Chile S.A. pido a cualquiera, de derecha, izquierda, del centro, de arriba o abajo, que si tiene cualquier información sobre el paradero de esto 40.000 infiltrados, me lo diga para poder encontrar la paz de espíritu que necesito. El no saber qué pasó con esas cuarenta mil almas me tiene sumida en la angustia. Me los imagino solos, perdidos e indefensos vagando por el atribulado Chile post golpe, preguntando a los carabineros en las esquinas: Oye mi helmano ¿ tú sabes cómo se llega a Cuba?

Porque de no saber qué fue de ellos, empezaré a sospechar que pudo haber sido una historia de la derecha para justificar una de las dictaduras más atroces y criminales que se haya conocido en el mundo… Y no creo que haya nadie tan conchesumadre para inventar una mentira tan grande y tan burda sólo para llegar al poder sin ningún tipo de legitimidad. ¿Verdad qué es imposible de creer que una parte de un país le mienta tan descaradamente a la otra parte? No creo… hay que ser muy bajo, muy burdo, muy maquiavélico para inventar algo así… Y todos sabemos que la derecha chilena se caracteriza justamente por su superioridad moral sobre nosotros, los rotos de izquierda.


Maura Iorio

Compartir
Maura Iorio

Marxista feminista, activista por Aborto 3 causales. Historiadora del arte. Escribidora. Contacto: mauraiorio@vcc.cl – Twitter: @colomba_roja

Loading...