Por Pablo Padilla Rubio, sindicalista, frenteamplista.


El 7 de septiembre estuvimos en la presentación del Pacto Laboral del Frente Amplio. Salió poco y nada en las noticias, así que es necesario contar algo de lo expuesto en la ocasión.

Primero, hay que destacar que el evento fue en un sindicato, con nutrida asistencia de dirigentes reales, con representación de base y mucha movilización en el cuerpo. Esto lo destaco para que se enteren quienes se quedan con la caricatura habitual de un Frente Amplio supuestamente ABC1…

Tanto es así, que en la mesa, junto a Beatriz Sanchez, habían 4 dirigentes sindicales y un académico y abogado.

Claudia Muñoz, Isabel Araya, Ricardo Santana, Andrés Giordano y José Luis Ugarte. El grupo representaba al universo posible de expertos para elaborar una propuesta laboral jugada por la clase trabajadora. El profe Ugarte, especialista en legislación del trabajo, lo definió como “el programa laboral más ambicioso desde el retorno a la democracia”. Y le acierta medio a medio con el concepto. Es que, en todos estos años, en materia laboral hemos sido testigos de diversos maquillajes a la legislación pinochetista. Cada cual más horrendo. Claro, han habido avances parciales, pero generalmente equilibrados con retrocesos hacia el lado empresarial. El resultado es un Código del Trabajo que limita derechos como el de huelga o sindicalización, que pone énfasis en la productividad y no en el trabajo como fuente de bienestar, y que busca la flexibilización a costa de l@s trabajador@s. A cambio de esto, el Frente Amplio propone una batería de medidas, que parten por la derogación de este Código Laboral (redactado por el mismo José Piñera de las AFPs…), para avanzar en la redacción de uno que ponga equilibrio de poder en el mundo del trabajo.

Los ejes del proyecto frenteamplista son 3: Mejorar las condiciones laborales, asegurar derechos colectivos y lograr igualdad de derechos para las trabajadoras. En el detalle, se encuentran medidas como reducir la jornada laboral, limitar las múltiples funciones del trabajador, restringir la subcontratación, eliminar causales arbitrarias de despido y sueldos dignos. Todos estos puntos, más otros, apuntan a poner al trabajo como fuente de dignidad y bienestar y no de sufrimiento y estrés, como termina siendo en el actual esquema.

Una periodista presente en el evento, hizo la observación obvia que surge desde la prensa reaccionaria y empresarial: Según los “expertos” el alza de sueldos y la rebaja de la jornada traería cesantía. Beatriz fue clara al responder así: cuando se habla de “expertos” hay que ver quiénes son. Porque generalmente se habla de expertos que trabajan por y para la candidatura de Piñera, expertos que representan el status quo y el modelo actual. La candidata destacó entonces que en el Frente Amplio también tenemos expertos, (haciendo el gesto de abarcar a la mesa donde estaba y la sala repleta de sindicalistas). Y agregó que estos expertos sostienen que el efecto no será catastrófico, sino que será dinamizador de la economía. Ahí la conferencia de prensa perdió solemnidad y la concurrencia aplaudió la respuesta clara y directa de Beatriz.

En fin. Si bien el acto fue convenientemente escondido en el fondo de la pauta periodística, nosotros ya estamos trabajando como Frente Amplio de Trabajadores para difundir entre el pueblo frenteamplista. Pongan ojo, que en medio del ensordecedor bullicio piñerista, el rumor persistente de los cambios suena por todo Chile.

(Si quieres más información sobre el Pacto Laboral del Frente Amplio, puedes solicitarlo al mail ppadillar@gmail.com)


Pablo Padilla Rubio


Voz Ciudadana Chile en facebook
Loading...