Carta de una madre de San Miguel a Sebastián Piñera.


Usted Sebastián, con su visión tan corta como sus brazos, y sus recientes declaraciones acerca de que “lo gratis genera falta de compromiso y que los padres que pagan se involucran más en la educación de sus hijos que los que no pagan”, me ha dado el impulso para escribir esta carta, pues es lo más cara de raja, falaz y miserable que le he escuchado, entre un sinnúmero de pelotudeces, partiendo por “marepoto”.

Usted, con su actuar y su programa de gobierno reversivo, neoliberal y tan ochentero como su escudero José Antonio Kast, no engaña al ojo crítico que sabe que, a su sector lo único que le interesa es forrarse a costa de la gente y desmantelar el Estado vendiendo lo poco que le queda. Los valore$$$ son lo único importante para usted, todo lo demás se transa, hasta la Patria.

¿Sabe? Vivo en San Miguel y pago para mi hija $145.000 por un colegio de mierda que no tiene ni gimnasio para los niños de pre kínder a cuarto básico. No lo hago porque quiero, evidentemente, pero estoy obligada a ello, pues la municipalización decretada en dictadura, terminó con la educación pública que existía antes del golpe. Así, sistemáticamente las municipalidades desviaron fondos de la educación para campañas políticas y otros chamullos, hasta que los colegios del Estado terminaron cayéndose a pedazos, igual que los hospitales.

Me gustaría mucho, que mi hija fuese a un buen colegio estatal y gratuito, pero para eso hay que invertir en educación pública, en capacitación a los profesores, en material de estudio e infraestructura, en revisión de las mallas curriculares; puesto que saber matemáticas y lenguaje para aprobar el SIMCE, no hace a un niño más inteligente ni educado. Usted mismo es prueba de ello, le gustan harto los números y hasta tiene un postgrado en Harvard, pero sigue siendo un weón ignorante y una mala persona.

No sea cara dura y haga memoria, usted estudió gratis en la universidad y ahí estaba bien calladito. A propósito de lo mismo, me imagino que su tío Herman Chadwick, dueño de la UDLA, se está sobando las manos, ya que la gratuidad le ha bajado mucho la matrícula a su casa de estudios.

Usted Sebastián, se está metiendo con los derechos de mis hijas y de los demás niños de Chile. Su programa de gobierno es un ataque al futuro de mis niñas. Su visión mercantilista, en donde todo se vende, está lejos de ser la visión de un estadista, que vería en la educación una puerta al desarrollo, al crecimiento sustentable, a la paz social.

Siendo yo, ciudadana de este país con derecho y DEBER DE VOTO, siendo hija de una jubilada que percibe menos de 120 lucas mensuales (un mal chiste) de pensión por causa del sistema de AFP que inventó su hermano; usted como candidato, simboliza TODO LO QUE NO QUIERO para mis hijas.

Lo considero un hombre inmoral, pues se ha hecho rico de manera cuestionable y tiene el mal gusto de decir que se debe a su esfuerzo y a levantarse muy temprano. Pregúntele a la gente de Puente Alto lo que es levantarse temprano; no sea barsa.

Usted que se ha hecho millonario con chanchullos, se burla de nuestra gente diciendo que de joven era de clase media, cuando en realidad su padre era diplomático y vivió de niño en Europa y USA, igual que un cabro promedio de La Cisterna. Pare su weveo.

Otra razón para no votar por usted Sebastián, es la terrible ofensa al sentimiento patrio, infringida por su familia a través de Bancard, mientras usted era presidente. El hecho de que su family office adquiriese acciones de la pesquera peruana Exalmar, mientras se tramitaba el juicio en la Haya, me parece tan grave, que personalmente lo considero casi un acto de traición a la patria. ¿Ve por qué es tan importante separar el dinero y la política?

Es increíble, Sebastián, pero usted siempre “safa”; pareciera que tuviese pacto con don Sata. Como dijo The Financial Times, usted “tiene explicación hasta para los orígenes de la humanidad”; siempre sale jugando a lo winner. A propósito de Exalmar, me pregunto qué diría Arturo Prat de usted y su gente.

Usted Sebastián, no representa los valores sobre los cuales se fundó la república de Chile: La libertad, la justicia, el respeto por los derechos del otro y el honor. ¿Tiene usted honor?

Usted está muy lejos de ser un estadista, usted es un mal chiste, un Gollum hambriento de poder y lucas, que no tiene idea de lo que realmente implica portar la banda presidencial El cargo al que usted postula, es una oportunidad de servir a la Patria, de hacer algo bueno por Chile y su gente.

Usted podría cambiar el mundo, pero no lo hará porque es un weón mediocre, avaro, y porque tiene la vista y la mente igual que los bracitos, usted es cortito Sebastián.

Sin otro particular, se despide,
Alejandra.


Voz Ciudadana Chile en facebook
Loading...