La negación de los crímenes por parte de diferentes sectores de la derecha ha sido sistemático y constante desde 1973 ocurrido el holocausto en Chile, pero ¿por qué niegan las atrocidades que el dictador genocida Pinochet cometió durante 17 años de Terrorismo de Estado?  La respuesta es tan simple como indicar que es la única forma de justificar los “excesos” cometidos en lo que ellos llaman “gobierno militar”, afirmando además que “todo fue necesario para limpiar y salvar a Chile de ser una segunda Cuba libre el yugo marxista”.

Solo una muestra de la actual negación de los crímenes ocurridos durante  la dictadura chilena, son las recientes declaraciones en distintos medios de comunicación de la hija del violador de Derechos Humanos, Loreto Iturriaga, hija del ex director asistente de la DINA Raúl Iturriaga Neumann.

Negación del genocidio en Chile – Loreto Iturriaga – Programa Mentiras Verdaderas – 13-06-2017.

En cualquier país civilizado, la negación de crímenes de Lesa Humanidad sería penalizado, menos en Chile. Cuando estamos ad-portas a conmemorar los 44 años del Golpe de traición y cobardía fraguada con la CIA y Estados Unidos, es de conocimiento de todos que Pinochet fue un cobarde asesino y traidor, y eso ha sido condenado en todo el mundo. Con los Derechos Humanos  no se transa, ni se discute.

Vale la pena recordar, que el pasado enero del 2012, el ex ministro de Educación del ex presidente Sebastian Piñera, Harald Beyer  (recordemos que además fue destituido de su cargo), justificó el reemplazo del concepto de Dictadura Militar por el de “régimen militar”, en la formulación de textos y programas hasta 6º básico, diciendo simplemente que se utilizaría el concepto más general y tratando de restar significado político y ético a la operación que hubo detrás de este intento de tergiversación de la historia a beneficio de la derecha.

Hablar de “régimen militar” es claramente una intentona de esconder la presencia de los civiles que junto con Pinochet se tomaron el país, lavar la imagen de quienes incitaron el golpe de Estado, liberar de responsabilidades políticas a quienes controlaron, con los militares rastreros toda la responsabilidad de lo acaecido, presentando lo ocurrido como excesos cometidos por los militares y liberando de toda responsabilidad a una derecha política que compartía ministerios claves en lo político y en lo económico y que fue el sustento social e ideológico de la dictadura.

Si he de darle un consejo a la gente de derecha, ahora que muchos haremos homenajes a nuestros caídos, torturados, vejados y exiliados, es que comiencen por reconocer que Pinochet fue un asesino y cobarde traidor, que reconozcan la verdad histórica, la muerte de más de 3.500 compatriotas: el régimen de Pinochet fue una dictadura, una de las más cruentas y crueles del siglo XX, aunque ello duela a aquella parte de la derecha que participó de este régimen y que busca un atajo burocrático para evitar cualquier autocrítica. Justamente la memoria de que este país vivió una dictadura debe servir para el nunca más a regímenes que asesinen por pensar distinto. Si así no ocurriera, lo único que hace esta gente es mostrar a todos su miseria humana y pobreza de espíritu en todo su esplendor.

Pero las personas de derecha tal vez no comprendan, se hacen los desentendidos, en su fuero interno saben lo que realmente ocurrió durante el genocidio en Chile, y mientras hayan misas los domingos, es muy probable que sigan negando los crímenes, llorando y azotándose al costado de un Cristo agónico que obviamente no conocen,  inventado una imagen de “Dios” a su semejanza para justificar su propia ignominia que solo lo ocupan para su propio beneficio.

Solo quiero expresar que siento una profunda lastima y pena al ver que aún quedan de aquellos especímenes que comen de lo que otros sufren, lloran, y padecen. Es realmente triste ver y comprobar que con toda maldad no tienen ningún respeto por el dolor ajeno. Mientras existamos en este mundo habrá miseria humana, soberbia, inmoralidad e ignominia.

Un sincero homenaje a todas las víctimas del genocidio y cobardía de Pinochet. ¡Ni olvido, ni perdón!

Felipe Henríquez Ordenes

Comenta esta entrada con tu cuenta de facebook
Compartir
Felipe Henríquez Ordenes
Zurdo, DDHH. Ateo BRAVO. En la búsqueda de la verdad y justicia. Autor de los Retazos de la Memoria Chilena. Twitter: @PipeHenriquezO - Correo Electrónico: fhenriquez@vcc.cl