Nadie esperaba que Loreto Iturriaga, hija del ex subdirector de la DINA Raúl Iturriaga Neumann se acercara para charlar en twitter con Cecilia Heyder, hija del Capitán del Ejército Osvaldo Heyder Goycolea, asesinado por sus propios camaradas militares por negarse a matar chilenos. Loreto Iturriaga dejó clara su postura de mostrar la “inocencia” de su padre a Cecilia Heyder, quién le rebatió desde los derechos humanos de miles de familiares de víctimas de Pinochet las heridas sin cicatrizar, a pocos meses de conmemorar un nuevo aniversario del Golpe de Estado en Chile.


Un cara a cara poco antes visto en Chile entre hijas de militares del Ejército muy distintos entre sí, pero de ambas caras de la misma moneda militar.

La Cara Mala

Loreto Iturriaga Beaza es la hija del violador de los derechos humanos, condenado por diversos crímenes cometidos durante de la dictadura de Pinochet. Raúl Iturriaga Neumann, ex subdirector de la DINA quién organizó la Operación Colombo, un montaje para hacer aparecer a víctimas desaparecidas en Chile por la Dina como muertas en el extranjero. Además fue el comandante de la Brigada Purén que tiene a su haber decenas de detenidos desaparecidos y que tuvo a su cargo el cuartel de ‘Venda Sexy’, famoso por las aberraciones sexuales contra mujeres y hombres prisioneros.

Iturriaga Neumann fue procesado por los crímenes de lesa humanidad de Jorge Isaac Fuentes Alarcón, Luis Gonzalo Muñoz Velásquez, Juan Humberto Hernández Zaspe, Manuel Jesús Tamayo Martínez, desaparecidos desde Villa Grimaldi. De las desapariciones y asesinatos de Héctor Heraldo Velásquez Mardones, Alexei Vladimir Jaccard Siegler, y del homicidio de Ricardo Ignacio Ramírez Herrera, quienes fueron llevados al cuartel de Simón Bolívar 8.630 y también de Enrique Correa Arce, Matilde Pessa Mois, Jacobo Stoulman Bortnik y Hernán Soto Gálvez. A Julio del Tránsito Valladares se le vio en Cuatro Alamos. Todos fueron detenidos en Paraguay, Argentina y Bolivia entre 1975 y 1977.

Sin dejar de mencionar otros casos por el cruel asesinato del general Carlos Prats y su esposa Sofía Cuthbert en en su vivienda ubicada en las calles Malabia y Juan Francisco Segui, Argentina 1974. Vistas generales del automóvil ubicado en el frente del garage del edificio, totalmente destruido por la explosión. Vistas generales de los edificios linderos con los vidrios de los ventanales destruidos por la onda explosiva.

Iturriaga formó parte e integró el mando del Departamento Exterior de la DINA, orientado fundamentalmente a la vigilancia y represión de ciudadanos chilenos exiliados en el extranjero. Su participación en la comisión de los delitos ya descritos en calidad de autor de las operaciones que tuvieron como resultado los secuestros y homicidios descritos, debería cumplir privado de libertad penas hasta el año 2037 por los numerosos crímenes que cometió.

La cara buena

Cecilia Heyder, hija del capitán de Ejército Osvaldo Heyder Goycolea, cuya extraña muerte es uno de los grandes misterios que aún quedan por resolver de la época de la dictadura.

Tal como consigna una investigación del periodista Carlos Basso en el diario El Mostrador; la participación de Osvaldo Heyder en los operativos quedó estampada en su hoja de vida, sin embargo, Heyder se sentía repugnado por los métodos de la DINA, en la causa que se abrió a inicios de los años 2000 en el entonces Tercer Juzgado de Letras de Talca.

A diferencia del padre de Loreto Iturriaga Baeza, el capitán del Ejército Osvaldo Heyder Goycolea, no empuñó las armas para matar a sus propios compatriotas. Ayudó a prisioneros del MIR, se enfrentó a un oficial cercano a Manuel Contreras y finalmente su cuerpo fue hallado con un disparo en el cráneo. Luego de 40 años de mentiras y de datos que lo vinculan a Colonia Dignidad en el crimen del oficial, la causa está sobreseída temporalmente. La negación de Heyder en obedecer a sus superiores, le costó la vida, dejando a toda una familia huérfana y sumida en un dolor que se prolonga hasta el día de hoy.

Loreto y Cecilia, ambas hijas de las dos caras de la moneda militar, se enfrentaron anoche por la red social de twitter en una conversación tensa, pero sin exabruptos, podrían dar un ejemplo que a casi 44 años ocurrido el Golpe de Estado, aún exista la esperanza de que un Chile lleno de heridas sin cicatrizar, pueda sanar mentalmente como sociedad.

Esta fue parte de la conversación que ambas sostuvieron en twitter. 


Voz Ciudadana Chile en facebook
Comenta esta entrada con tu cuenta de facebook
Compartir
Felipe Henríquez Ordenes
Zurdo, DDHH. Ateo BRAVO. En la búsqueda de la verdad y justicia. Autor de los Retazos de la Memoria Chilena. Twitter: @PipeHenriquezO - Correo Electrónico: fhenriquez@vcc.cl