Trastorno psicopático de Superioridad Heterosexista y Cisnormativa de la Psiquiatría.


En el Día Internacional contra la Homofobia, Lesbofobia, Transfobia y Bifobia se conmemora que el día 17 de mayo del año 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) resolvió que se eliminará a la homosexualidad de las enfermedades mentales. A pesar de haber decidido dejar de vulnerar la dignidad de las personas homosexuales, lesbianas, bisexuales, y pansexuales, el DSM que pertenece a la Asociación Estadounidense de Psiquiatría cambia la clasificación sobre las personas trans y en vez de ser categorizades con un “trastorno de la identidad sexual” lo modifican a lo que llaman “disforia de género” y a pesar de este cambio en los EE.UU. desde la Clasificación Internacional de Enfermedades mentales sigue siendo definido por ellos como un “trastorno de identidad de género”.

No concuerdo con la CIE ni tampoco con el DSM es decir, en lo personal yo diría que si existe un trastorno pero que proviene desde la superioridad falsa, heterosexista y cisnormativa de la psiquiatría que clasifico en mi libro de vida como una enfermedad mental y la defino como un “trastorno psicopático y violento desde la medicina transfóbica en contra de la naturaleza humana de las personas trans”

40 países que “respetan la diversidad sexual y de género” versus 73 países que nos condenan e incluso con pena de muerte”.

Estamos en el año 2017 y son 40 países que reconocen esta decisión tomada desde la superioridad heterosexista y cisnormativa que ha permanecido a través de la historia sexual y de género de nuestra sociedad a nivel mundial por la OMS. Aún con esto, existen 73 países en donde persiguen y ejecutan a las personas LGBTQI  algunos  de estos países con pena de muerte son: Arabia Saudí, Nigeria, Emiratos Árabes Unidos, Somalia, Qatar, Irán, Sudán, Afganistán, Yemen.

Y cómo olvidar las violaciones de derechos humanos de las personas LGBTQI en Rusia que están sufriendo una violencia desatada y en esto tristemente no están solos.

Acá les comparto una lista de los países que aún penalizan las orientaciones sexuales y la identidad de género de sus habitantes:

África

  • Argelia
  • Angola
  • Botswana Burundi
  • Camerún
  • Comoras
  • Egipto
  • Eritrea
  • Etiopía
  • Gambia Ghana
  • Guinea
  • Kenya
  • Liberia
  • Libia
  • Malawi
  • Marruecos
  • Namibia
  • Nigeria
  • Senegal
  • Sierra Leona
  • Somalia
  • Sudán
  • Swazilandia
  • Tanzania
  • Togo
  • Túnez
  • Uganda
  • Zambia
  • Zimbabwe

Asia, especialmente en el Oriente Medio

  • Afganistán
  • Bangladesh
  • Bhután
  • Brunei
  • Daesh (o ISIS / ISIL)
  • India
  • Irán
  • Iraq
  • Malasia
  • Maldivas
  • Myanmar
  • Omán
  • Pakistán
  • Palestina/Gaza Gaza
  • Qatar
  • Arabia Saudita
  • Singapur
  • Sri Lanka
  • Siria
  • Turkmenistán
  • Emiratos Árabes Unidos
  • Uzbekistán
  • Yemen

Américas

  • Antigua & Barbuda Barbados
  • Dominica
  • Granada
  • Guyana
  • Jamaica
  • St Kitts & Nevis St Lucia
  • San Vicente y las Granadinas
  • Trinidad & Tobago

Chile un Estado heterosexista y cisnormativo izando banderas del arcoíris

Sin ánimo alguno de invalidar los gestos positivos y sinceros, mi crítica va más allá y no va en contra de las ceremonias conmemorativas, sino que tiene directa correlación con el Estado chileno, con la falta de políticas de este país, con la violencia que ejerce este gobierno y todos los gobiernos anteriores al no elaborar leyes que finalmente sean para todes, todas y todos.

Las siguientes inquietudes se las cargo a un Estado heterosexista, cisnormativo e indolente, uno en que no todxs contamos, uno en que no todxs somos parte e incluso en donde somos sobrevivientes de una violencia desatada y que lamentablemente algunes que no corrieron con la misma suerte ya no existen y todo esto auspiciado por una legislación hetero y cisnormada que no aporta en lo absoluto a verdadera justicia, equidad ni menos reconocimiento.

¡De qué nos sirve reconocer el día internacional en contra de la Homo-lesbo-transfobia y las variadas actividades a través de distintos municipios o de instituciones a través de algunas regiones a nivel nacional si las leyes no son equitativas para todas las personas!

¿De qué manera el financiamiento para la elaboración de estas actividades ayuda a las familias que hoy aún no consiguen justicia por sus seres más amadxs, que han sido asesinadxs sin encontrar los culpables y sin respuestas?

¡Que además, en muchos casos los crímenes de odio en contra de mujeres lesbianas y trans son archivados por no contar con una investigación más eficiente, con más recursos humanos para las fiscalías!

Hoy recuerdo con mucho respeto a la prima de Nicole Saavedra, Maria Bahamondes que se crió con Nicole y a su mamá y su familia y amigxs que después de ya casi un año sin imputados aún buscan los culpables de su secuestro, tortura y feminicidio anti-lésbico, ¿por qué anti-lésbico? porque sus asesinos, no le tenían fobia a Nicole, la odiaron y la mataron con el fin de quitarle la vida y de causarle un daño irreversible y un dolor permanente a su familia entera.

Entonces, no sería mejor que los fondos presupuestados para izar, realizar actividades a nivel nacional podrían ser destinados a las familias que luchan contra un sistema judicial ineficiente?

¿De qué nos sirve izar banderas de arcoíris y trans, cuando el Estado niega el derecho a una identidad de género a les niñes y a les adultes trans?

¿Cómo cambiará las vidas de lxs hijxs de madres y padres del mismo género  las ceremonias e izamientos, cuando el Estado les niega sus derechos de filiación?

¿Hasta cuándo levantaremos banderas sin contar con derechos laborales que prohíban tajantemente la exclusión a las personas trans, las mismas oportunidades y que obligue a las lesbianas, gays, bisexuales a volver a ese “closet” vulgar y de comportarse como heterosexuales?

¿Cuántos años más de ceremonias entre nichos institucionales y un cerrado círculo de negociantes de nuestrxs derechos humanos tienen que pasar para que toda persona tenga derecho y acceso a una educación no heterosexista y a temprana edad?

¿A cuántas personas VIH positivas, de todas las edades representan las banderas financiadas por un gobierno, por un Estado que ejerce en la práctica una indolencia repudiable ante la disminución de presupuesto para la educación, prevención y tratamiento del VIH?

¡Cuántos niños, niñas, niñes y adolescentes deben morir por un aislamiento violento que viene con declararse LGBTQI en sus espacios que se suponen son de confianza, pero que se ven violentados sus derechos de ser quienes son por sus propias familias, iglesias, establecimientos educacionales!

¿Es el reconocimiento de nuestra existencia lo que realmente necesitamos hoy en día en el año 2017?

O será que todes, todas y todas las personas LGBTQI necesitamos con suma urgencia políticas de Estado que además de reconocer, van más allá e involucren la elaboración de leyes que regulen y garanticen todos los derechos humanos para todes, todas y todos nosotrxs, que finalmente incluyendo a les niñes trans, promulguen una ley de identidad de género para todes, que regulen nuestros derechos sexuales y reproductivos y derechos de filiación de nuestrxs hijxs, que garantice una educación no heterosexista y a temprana edad, que incrementen el presupuesto para la educación, investigación, y prevención del VIH y SIDA, que garantice oportunidades equitativas laborales para todas las personas trans, lesbianas, gays, bisexuales e intersex.

Necesitamos con urgencia nuestros derechos humanos y los derechos fundamentales de nuestrxs hijxs, una vez que logremos equidad podremos izar las banderas LGBTQi y la Trans con verdadero orgullo.


Claudia Amigo

Comenta esta entrada con tu cuenta de facebook
Compartir
Claudia Amigo
Madre lesbiana, activista de #FamiliaEsFamilia. Lucho por los derechos de filiación para hijxs de familias diversas. Twiiter: @claudiaamigo73 Correo: claudiaamigo@vcc.cl