El imputado era compañero de trabajo de la madre de la menor, instancia que aprovechó para embaucarla y comenzar una relación -según él- consentida.


Según consigna Radio Bio Bio, a prisión preventiva fue enviado ayer un imputado de 36 años, quien fue denunciado de mantener una relación sentimental con una niña de 13.

Según lo relatado por la fiscal Wendoline Acuña en la audiencia, los hechos se gestaron desde el mes de junio de este año, en circunstancias que el imputado sedujo a la menor de edad propiciando acercamientos físicos que fueron aumentando. Se señaló que el 1 de junio el imputado Samuel Antonio Raipane Mancilla besó en la boca a la niña de 13 años, para luego pedirle que no cuente a nadie de lo sucedido, por lo que esta situación comenzó a reiterarse en el tiempo, hasta que el 26 de junio el imputado llevó a la niña a un motel de Avenida Colón de Punta Arenas, donde mantuvo relaciones sexuales con la menor, situación que se repitió en otros moteles y en el mismo domicilio de la niña.

Las relaciones que mantuvieron en el hogar de la menor ocurrieron durante el mes de agosto, esto mientras el imputado estuvo alojando en el inmueble de la menor, ya que su madre era compañera de trabajo de Raipane Mancilla.

Con estos antecedentes al imputado se le formalizó por el delito de violación impropia reiterado en calidad de autor, por lo que la fiscal Acuña solicitó la medida cautelar de la prisión preventiva, y a pesar que el abogado defensor Marcos Ibacache se opuso pidiendo una medida menos gravosa, el juez Juan Enrique Olivares decretó la cárcel para el imputado por el plazo de 90 días que se fijó para el cierre de la investigación. La pena que arriesga el imputado por este delito va de los 5 años y un día a los 20 años de presidio.

Entre los antecedentes, se señaló que los hechos quedaron al descubierto cuando una profesora del establecimiento educacional al que asiste la menor se percató que en un pasaje y al interior de un vehículo, la alumna de octavo básico se estaba besando apasionadamente con un adulto, por lo que se puso en conocimiento del inspector del colegio donde asiste la menor, quien llamó a la apoderada. En dicha entrevista la madre manifestó estar en conocimiento de la relación de su hija con el imputado. Sin embargo, al tomar conocimiento lo echó de la casa donde lo había albergado por otras circunstancias.

La menor al ser descubierta comenzó a llorar, señalando que no la entendían, situación que deja en evidencia el actuar del imputado al enamorarla.


Voz Ciudadana Chile en facebook
Comenta esta entrada con tu cuenta de facebook