Se trataría de una investigación realizada por la universidad popular autónoma del estado de Puebla, México, afirma sobre la existencia de diversos documentos que demostrarían que el consumo de marihuana disminuye la testosterona, lo que provocaría una tendencia homosexual.


Un curioso estudio realizado por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, México, afirma sobre  la existencia de diversos documentos que demostrarían que el consumo de marihuana disminuye la testosterona, lo que provocaría una tendencia homosexual.

“Hay artículos científicos que demuestran que a los jóvenes que han tenido un alto consumo de marihuana, les disminuye la testosterona y empiezan a tener actividades y tendencias homosexuales”, argumentó el coordinador de la clínica médica de dicha universidad, Narciso Morales López, agregando que en los últimos años se ha incrementado el consumo de marihuana entre jóvenes que van de 18 a 35 años.

Según Morales, el consumo de cannabis en Puebla es de 3,5% , por debajo del promedio nacional (5,3%), siendo las ciudades del norte las de mayor consumo, destacando además el incremento en el  número de mujeres que fuma marihuana y que hoy se estima que por cada 4 consumidores masculinos hay 1.6 señoritas.

Lo llamativo es que para este especialista, los principales factores  que impulsan su consumo siguen siendo los bajos precios, la soledad, baja autoestima, poca cohesión familiar y fracasos familiares o sentimentales, que también propician el inicio en la adicción, no así el estado de placer que produce en todos aquellos que la consumen sin necesidad de pertenecer a ningún tipo de las categorías expuestas.

E insistiendo en advertir que los jóvenes que han tenido un elevado consumo de marihuana, tienden a tener actividades homosexuales.

Científicamente comprobado o no, lo cierto es que el señor Morales -vaya apellido- sólo menciona de forma muy abierta la existencia de documentos que probarían esta realidad,  donde el tono valórico sobre fumar marihuana y convertirse en homosexual, pasa de lo ridículo a lo molesto.

Estaremos siguiendo su investigación, esperando encontrar algo más creíble o concreto.


Fuente: Cronica.ar


Voz Ciudadana Chile en facebook
Loading...