Estos hechos se producen este verano cuando, el pasado mayo, se cumplía una década de la desaparición de Madeleine McCann. La pequeña tenía tres años cuando fue secuestrada mientras estaba de vacaciones con su familia en Praia da Luz en Algarve (Portugal).


Yo robé a Madeleine McCann” es la frase que se ha puesto de moda entre los turistas británicos que acuden a Magaluf. Para ellos se trata de un mensaje divertido que, en estado de embriaguez, deciden tatuarse en su cuerpo para toda la vida.

Los establecimientos de tatuajes permanecen abiertos durante toda la noche para darles el gusto a estos turistas: “Hay muchos británicos que nos piden que les tatuemos verdaderas locuras. Nosotros lo hacemos aunque sea un mensaje ofensivo, es nuestro trabajo”, explica uno de los trabajadores a un medio británico.

Sus padres acostaron a Madeleine y a sus hermanos y se fueron a cenar a un bar próximo al apartamento que tenían alquilado. Según su testimonio, Kate McCann -la madre de Madeleine-, regresó para ver cómo se encontraban sus hijos una media hora después de marcharse cuando descubrió que su hija no estaba.

La búsqueda por la pequeña aún continúa y, pasados diez años, los padres no pierden la esperanza por encontrarla y descubrir qué fue lo que realmente pasó aquella noche del 3 de mayo del 2007.

El reciente tatuaje de moda en Magaluf ha aparecido en Twitter junto a muchas críticas de los usuarios que no entienden “qué hay de gracioso” en dicha frase. Los turistas que acuden a Punta Ballena no dejan de aparecer en los medios por realizar agresiones (la pasada semana unos reporteros de Cuatro fueron agredidos), generar el caos u otros episodios lamentables.


Voz Ciudadana Chile en facebook
Loading...