Hay una ley no escrita en Berau, Indonesia: no hay que bañarse desnudo en el lago Lempake. El que lo haga, podría ser devorado por un cocodrilo.

Syarifuddin y sus amigos nunca lo creyeron, así que allí estaban el martes a la tarde, inmersos sin ropa en esas aguas. Nunca imaginaron que la profecía podía volverse realidad.

El gigantesco cocodrilo atrapó con su boca al hombre de 41 años y se lo llevó. Sus acompañantes empezaron a buscarlo, pero no tuvieron éxito. Tampoco la Policía local.

Desesperados, sus familiares acudieron a un brujo experto en cocodrilos. Tras hacer un hechizo, éste les prometió que haría regresar a Syarifuddin.

Pocas horas después, el miércoles a la mañana, el reptil se acercó a la costa del lago con el cadáver del hombre entre sus dientes. Allí lo dejó y luego se fue. Ya estaba muerto, pero para asombro de todos los presentes, el cuerpo estaba muy bien conservado.

Fuente- infobae.com

Comenta esta entrada con tu cuenta de facebook
Compartir
Wilson Peralta
Editor en Voz Ciudadana Chile - Tu portal de Noticias que busca informarte día a día. Twitter: @Bocaeresmivida - Correo Electrónico: wilsonperalta@vcc.cl