En pleno matinal de Chilevisión, Marcela Vacarezza trapeó con la imagen de su marido, Rafael Araneda, el conductor del espacio, quien no pudo defenderse de esta encerrona al aire.


En “La Mañana de Chilevisión”, hablaban sobre el lecho matrimonial de la pareja, en un contacto telefónico con la sicóloga.

“Yo le he planteado separar camas, yo lo encuentro lo más sano que hay. Uno puede hacer de todo, pero en el momento de descansar, hay que descansar no. Yo quiero camas separadas, pero juntitas. Que cada uno tenga su cama”, comenzó.

De ahí vino la parte más íntima.

“Rafael es como mujer porque le encanta hablar y jamás se va a acostar enojado. Es capaz de hablar hasta las 6 de la mañana, pero hay que solucionar el tema. Yo le digo que no quiero hablar más, pero no pasa nada”, dijo, ante las risas del panel.

“A mí no me gusta que me sigan hablando, pero a él le da lo mismo. Dice ‘aunque sea necesario hablar cuatro horas, vamos a hablar’”, agregó.

Por último, Vacarezza entregó un detalle poco romántico de Araneda. “Nunca le ha pedido que se vaya de la habitación. Él como es friolento se lleva todas las tapas y yo despierto en pelota”, remató.


Voz Ciudadana Chile en facebook
Loading...