Muchos pensarán que es una aberración imaginar que dos hermanos vayan a tener un hijo juntos.


Ésta es la historia de Sam Leighton Dore, un chico homosexual que un día decidió tener un hijo con su pareja de una manera poco convencional. Con mucho orgullo al contar su historia, narra que le pidió el favor más importante de su vida a su hermana.

Le pidió tener un hijo con ella, por medio de un proceso de combinación de genética de los dos, ya que no quieren que la persona sea una donante anónima. Ella respondió que sí, y que se encontraba verdaderamente feliz de hacerlo.

Sam explica en su blog personal llamado “Mammamia”, que “la única posibilidad en que su novio y él tengan al bebé de sus sueños es que los óvulos a donar sean de su hermana, para que tenga el ADN de Leighton.”

También comenta que ésto no significa que su hermana va a llevar al bebé en su vientre, sino que solamente necesita que ella sea la donante de óvulos.


Voz Ciudadana Chile en facebook
Loading...