Esta propuesta busca la integración del ser humano en su entorno natural, la Naturaleza –basado en la ecología profunda-, así como la de grupos étnicos y clases sociales en nuestra sociedad, partiendo por los niños desde su más temprana edad, en la sala cuna, para continuar con el jardín infantil y la educación básica y media.

De esta forma, los grupos que generalmente en nuestra sociedad permanecen separados en su infancia, adolescencia, y adultez, crecerán juntos, compartirán actividades académicas, culturales, sociales, juegos, deportes, recreación, y otras que son el resultado de asistir al mismo establecimiento educacional, ser compañeros de curso y amigos. Con anterioridad, estos niños y sus familias observaron y escucharon muchas razones que les señalaban que ellos jamás debían compartir sus vidas, dictados que practicaron sus padres. Ahora, la Pedagogía de Integración Ecológica y Socioetnocultural les ofrece una nueva forma de vida, en la que los niños y sus familias pueden crecer en un espacio interior y exterior de integración, lo que produce un beneficio individual, familiar y social.

La alienación es la separación de una persona de su condición innata, produciendo su enajenación, es decir, una forma de locura, que es la condición “normal” en que la mayoría de la población vive en nuestro país y en la mayor parte del mundo, reprimiendo las emociones y actos que resultan del hecho de sentirse separado, exiliado del resto de la sociedad, y en este caso, sin haber cometido un crimen mayor que el de pertenecer a una condición social y/o étnica que no es la del grupo que establece las reglas del .

De igual manera, la sociedad en su conjunto se encuentra separada del ambiente natural, produciéndose una alienación adicional, y por ende, una enajenación que nos lleva a destruir lo que nos rodea, sin lo cual nuestra propia subsistencia humana queda en peligro.

Este separación en que vivimos entre los humanos, así como de la Naturaleza, nos produce perturbaciones tanto en lo mental-emocional como en lo orgánico, como individuos y sociedad.

La integración desde la cuna –y antes- es la única forma de garantizar que dejaremos de exiliar en nuestra propia tierra a tantos de nuestros . De esta forma, estaremos creando una sociedad que acepta a todos sus ciudadanos con igualdad de condiciones ante la vida que les espera, con un enfoque solidario y una mirada en conjunto que nos lleve a trabajar por un país y un mundo, en el que en vez de que cada labore por separado, y así, sólo suban algunos botes, hagamos un esfuerzo en conjunto para que la eleve a todos los botes.

Propuesta pedagógica

Con el fin de que los niños sean el producto de una sociedad que integra y acoge a sus miembros en solidaridad, la propuesta de la Pedagogía de Integración Ecológica y Socioetnocultural tiene las siguientes características.

  • parte en la sala cuna, para continuar con el jardín infantil, la educación básica y la media. Así, desde temprana edad el niño comienza a formarse en los conceptos de integración, solidaridad y participación con sus compañeros y la sociedad en general. Cada de clases tendrá la mitad de sus alumnos de clase media hacia arriba, se supone que, étnicamente de origen europeo, y la otra mitad del salón de clases con alumnos de bajos recursos y de etnia de pueblos originarios y de mezcla europea-pueblo originario. Esta será la base sobre la que se construirá la Pedagogía de Integración Socioetnocultural.
  • la educación será personalizada, con el fin de que cada niño pueda seguir su propio ritmo de aprendizaje, con flexibilidad sobre los temas y materias que cada niño vaya descubriendo y que atraigan su interés. Los tutores trabajarán con los que tengan un nivel más bajo que el resto, para que ninguno se quede atrás. Se cumplirá con todos los requisitos del Ministerio de Educación, y se aumentará sobre los mismos.
  • los estudiantes tendrán la posibilidad de aprender hasta cinco idiomas y sus respectivas culturas, siendo obligatorios el español y el inglés, y ellos escogerán los otros tres. El tercero será de origen europeo con nuestro alfabeto. El cuarto, un idioma que no tenga nuestro alfabeto, como árabe, hebreo, ruso, japonés, chino mandarín, griego. Y el quinto lo escogerán de las lenguas originarias de Chile, como mapudungún, rapa nui, aymará, y otros. Los idiomas les abrirán las puertas al mundo, dentro y fuera de Chile, pudiendo desplazarse por la mayoría del globo como estudiantes de intercambio, y comprendiendo a otros pueblos y culturas. Saber esta variedad de idiomas es frecuente en Europa, en donde hay países con varios idiomas en su territorio, como España y Suiza con cuatro cada uno, y otros más.
  • pasarán un año en otro país en intercambio estudiantil, para que conozcan otras culturas, idiomas, religiones, formas de alimentarse y vestirse diferentes a lo que conocieron al crecer. La familia en donde se hospeden, enviará a uno o varios de sus hijos a nuestro colegio.
  • estudiarán el tema de discriminación por género desde la psicología, sociología, antropología e historia, con el fin de que crezcan creando y practicando una cultura sin machismo ni maltratos de ningún tipo.
  • la misma atención a la discriminación se le dará a los niños con discapacidades, o cualquier otra característica que produzca un cierto tipo de rechazo social.
  • las salas de clases tendrán otro diseño al típico usado actualmente en colegios y universidades, que responde a un diseño de la Edad Media que, obviamente, no nos interesa repetir. Por ello, el diseño será adecuado a las necesidades actuales de la infancia y la adolescencia, tanto en lo pedagógico, como en lo artístico y tecnológico.
  • el aprendizaje será interactivo, con énfasis en el tocar para aprender, al estilo del Museo Interactivo Mirador –MIM- de Santiago, con el fin de que lo lúdico/experiencial sea un ingrediente importante en su quehacer académico. El aprendizaje es más útil si es entretenido.
  • la más alta tecnología estará a disposición de los estudiantes, así como una amplia gama de conceptos científicos y filosóficos, algo que no se suele manejar en las aulas actuales, por tener la pedagogía actual un sesgo hacia la ciencia tradicional cartesiana, lo que limita el pensar y quehacer académico en ciencias, humanidades, ciencias sociales y arte. En las ciencias exactas, la física cuántica –base de la ciencia moderna desde 1915- es una de las más postergadas en la actualidad, pese a ser su vanguardia. Habrá laboratorios disponibles para cada asignatura, con el fin de que los niños exploren el amplio potencial de lo que aprenden. Así, la enseñanza no se limitará a la teoría de un libro de texto. Se usará como metodología complementaria, el enfoque del Dr. Sugata Mitra con la autoenseñanza mediante Internet.
  • lo ecológico –basado en los principios de la ecología profunda, la permacultura y la arquitectura sustentable-, con un respeto por el medio ambiente como algo básico para la subsistencia de la raza humana y las demás criaturas que pueblan nuestro planeta, se enseñará y practicará con todo tipo de actividades relacionadas con la promoción de una preservación de los reinos vegetal, mineral y animal.
  • los padres tendrán actividades en las que se conocerán entre ellos y a sí mismos, y participarán en terapias grupales, talleres, capacitación laboral, actividades sociales e interacciones con la comunidad. El colegio tendrá un rol activo en el entorno social en donde se encuentre, lo que ayudará a que los niños conozcan la variedad de realidades sociales que tenemos en nuestro país. Así, los niños no sólo compartirán entre ellos, sino que también, con los padres de los demás alumnos y la comunidad circundante.
  • los alumnos de bajos recursos serán becados en gran parte, con el fin de que lo económico no sea un impedimento para su ingreso a la sala cuna, jardín infantil y colegio. Los fondos serán suministrados por las familias de los alumnos de mejores recursos, fundaciones, el Estado, y/o instituciones internacionales.
  • el colegio está dirigido a los niños cuyos padres deseen una educación integradora para sus niños, con el fin de que crezcan de una manera diferente a la que ellos vivieron, con creatividad, solidaridad, justicia, integración, eliminando las barreras que hasta el día de hoy nos mantienen separados. Hay muchos padres que desean una educación con estas características para sus niños, pero la oferta no existe. Por eso, necesitamos realizar una propuesta que nos permita practicar, desde la educación, un nuevo enfoque humanista integrador, una nueva forma de vivir, creando comunidad.

 Por : Vladimir Huber, Doctor en Educación.

Comenta esta entrada con tu cuenta de facebook
Compartir
Rodolfo Leiva
Rodolfo Leiva. Editor en Voz Ciudadana Chile. Voz Ciudadana Chile, tú portal de noticias que busca informarte día a día | email: contacto@vcc.cl.